TERMINAL TERRESTRE GUAYAQUIL


UBICACIÓN: Guayaquil, Ecuador

PROGRAMA: Reforma y ampliación de terminal terrestre y centro comercial

ESTADO: Construida, 2007

SUPERFICIE: 70 000 m²

AUTOR: Gómez Platero Arquitectos

PREMIOS: Concurso privado. Primer premio


La Terminal Terrestre Dr. Jaime Roldós Aguilera, ubicada en el norte de la ciudad de Guayaquil, se encuentra enfrentada al río Daule junto al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar.

El edificio original, construido en 1985, se encontraba deteriorado: su estructura dañada, con problemas funcionales y de construcción, y niveles abandonados. Su relación con la trama vial y las circulaciones internas del predio presentaban grandes dificultades.

En 2002 la Fundación Terminal Terrestre asume la administración de la terminal y se llama a concurso por invitación a estudios de arquitectura latinoamericanos para realizar un proyecto de remodelación de las preexistencias y de desarrollo de un nuevo edificio multifuncional. El complejo debería actuar como intercambiador modal que funcionara como un mojón urbano que renovara la puerta de entrada a la ciudad de Guayaquil.

La propuesta urbana y arquitectónica maneja las siguientes ideas fuerza: mejorar la funcionalidad y la seguridad general del emprendimiento, disminuir las congestiones vehiculares y peatonales, mejorar la calidad espacial y ambiental general (exterior e interior), lograr una imagen contemporánea a partir del respeto y la atenta lectura del edificio existente, y buscar soluciones flexibles que posibiliten cambios y crecimientos futuros.

Frente al edificio terminal se plantea un gran espacio peatonal, una plaza seca concebida como un espacio neutro, multidireccional, a escala del importante contingente de peatones que acceden al edificio. Se logra un flujo peatonal sin interferencias con el vehicular. La miniterminal de ómnibus se conecta directamente con el complejo mediante galerías cubiertas. Como aporte a la calidad ambiental se diseña una zona verde con especies autóctonas y una fuente que sirve de amortiguador verde entre la avenida y la circulación interna.


La propuesta formal se basa en la arquitectura existente, abierta y pasible de ser completada. Se plantea un lenguaje contemporáneo y dinámico, que con pocos recursos logra una imagen claramente identificable y contundente.

Estos elementos caracterizadores se resumen en los siguientes aspectos:
Estructuras metálicas y cubiertas de chapa que cubren la actual edificación, protegen el área de andenes de segundo piso, contribuyen a su redefinición formal y aportan al mantenimiento futuro del edificio.

Cerramientos livianos metálicos que protegen las fachadas del edificio con elementos de parasoles que diferenciarán las transparencias diurnas y nocturnas.

Aprovechando la independencia estructural de los módulos centrales, se explota al máximo la espacialidad interior inexistente en la preexistencia. Se genera una cinta de triple altura con iluminación cenital proveniente de un lucernario corrido que alberga las escaleras mecánicas. Este gran espacio es el centro de movilidad horizontal y vertical. Su iluminación permite visuales en todo el recorrido que muestran rápidamente cada uno de los sectores del complejo.

Se propone un espectro de materiales acotado, que tienda a una imagen de ligereza y dinamismo, basado en muros de mampostería revocados y pintados, parasoles, brise-soleil y quiebravistas de chapa de aluminio, curtain walls de vidrio reflectivo azulado, cubiertas y estructuras metálicas.

Ver más