HOTEL POCITOS


UBICACIÓN: Montevideo, Uruguay

PROGRAMA: Hotel

ESTADO: Proyecto en desarrollo

SUPERFICIE: 8 500 m²
HABITACIONES: 80

AUTOR: Gómez Platero Arquitectos



El hotel se ubica en la esquina de una manzana típica del área del barrio Pocitos. Su ubicación y programa lo convierten en un emprendimiento cuya presencia y calidad significarán un aporte arquitectónico al desarrollo edilicio del contexto. Las excepcionales cualidades del área en cuanto a la calidad del espacio urbano, ubicación y conectividad lo confirman como factor dinamizador y reafirman su carácter como equipamiento de primera categoría.

 

Se propone una volumetría compuesta para conformar un planteo coherente, equilibrado y armónico con el contexto. Sobre rasante, la composición del edificio define tres sectores: el basamento –con la recepción y el restorán en planta baja, y salas para eventos o reuniones en el primer nivel–, el cuerpo principal –con habitaciones standard y suites, la mayoría con terrazas en esquina o frontales a las mismas– y el remate del edificio –con solárium, piscina y Sky Bar– retirado respecto a las fachadas.

 

La implantación dilata el espacio público con el ensanche de la vereda existente sobre las calles 26 de Marzo y José Ellauri, remarcando la continuidad entre vereda y el espacio de proyección exterior de la planta baja del hotel, dando accesibilidad total al edificio y el ingreso controlado para vehículos de los usuarios.

 

La planta baja se compone de dos sectores: el más público con el acceso al lobby por la esquina de las calles 26 de Marzo y José Benito Lamas, proyectado para lograr fuerte presencia y visibilidad, y el área destinada a restaurante complementado por un sector de servicios generales del hotel. Esta planta es el enlace con el espacio público exterior por medio de un sector perimetral que es proyección de las actividades interiores. El paisaje interior se define con atributos de transparencia y permeabilidad visual con el borde público, combinando las texturas de los revestimientos interiores con los cerramientos vidriados y las protecciones exteriores de madera.

 

La fachada del cuerpo de habitaciones es resuelta con un cerramiento vidriado y protecciones interiores, remarcando su horizontalidad con terrazas corridas protegidas por barandas de vidrio; sus líneas se acentúan con perfiles metálicos como remate del borde de las losas de hormigón. En la esquina se articulan dos cuerpos con la misma materialidad: terraza-balcón vidriada y planos opacos de hormigón visto y paños de madera.

 

Como pieza urbana singular se convertirá en un aporte relevante en dos escalas: se cierra el perímetro de la manzana en la esquina, completando su morfología, y también se cierra el lado inconcluso del claustro existente en el predio vecino.

Ver más